AUTOEXAMEN

expertos en detección, prevención y tratamiento de Cáncer de Seno

El autoexamen debe realizarse cada mes entre el quinto y el décimo día después del periodo menstrual. Si ya no presenta periodos menstruales o su ciclo es muy irregular tome un día fijo, como el primer domingo de cada mes. Debe realizarlo en un sitio adecuado, cálido y siempre bajo una fuente de luz óptima. Siga los siguientes pasos:

1.

2.

3.

Observación

Siéntase o párese frente a un espejo. Coloque los brazos a los lados del cuerpo (fig 1.) Observe si existen hoyuelos, pequeñas arrugas o enrojecimiento en la piel de los senos, secreción de los pezones o cambios en el tamaño o la forma del seno. Observe si existen estas mismas señales al presionar fuertemente las manos sobre las caderas (fig 2.) y después al subir los brazos (fig 3.).

Palpación

Con la yema de los dedos, pálpese de manera circular toda la superficie de los senos (ver métodos de palpación adelante). Coloque la mano izquierda detrás de la cabeza y con la derecha examine el seno izquierdo. Puede comenzar desde el pezón haciendo círculos hasta llegar a la axila, tratando de identificar masas o induraciones. Repita esto en el seno contralateral. La palpación debe ser realizada otra vez en la ducha con el seno enjabonado (fig 4.).

Luego acuéstese boca arriba. Coloque una toalla doblada o almohada debajo del hombro izquierdo. Coloque la mano izquierda detrás de su cabeza (fig 5.).

Con la mano derecha, manteniendo los dedos aplanados y juntos, palpe suavemente el seno izquierdo sin presionar muy fuerte. Después, baje el brazo izquierdo y haga el examen en el otro seno. Use uno de los dos métodos ilustrados aquí.

Con cualquier método que use, asegúrese de examinar también los pezones. Apriete suavemente el pezón para detectar secreciones (fig 6.).

Métodos de Palpación

Circular: Comience en la parte superior del seno y pase los dedos lentamente alrededor de la parte de afuera con un movimiento circular grande. Cuando regrese a la parte superior nuevamente, mueva la mano un poco más cerca del pezón y haga un movimiento circular más pequeño. Repita este proceso con círculos cada vez menores hasta que se haya examinado todo el tejido del seno.

Líneas: Comience con el área de la axila. Palpe con los dedos lentamente en dirección descendente hasta llegar a la parte inferior del seno. Pase los dedos más cerca del pezón y muévalos lentamente otra vez hacia arriba usando el mismo movimiento. Use este patrón de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba hasta examinar todo el seno.

Cuña: Comience con el borde exterior del seno. Palpe con los dedos lentamente hasta llegar al pezón tocando una sección en forma de cuña a la vez. Repita este proceso hasta examinar toda el área del seno.

no olvide

Examine el área superior del pecho y debajo de las axilas. Estos lugares también contienen tejido del seno.

Llame al médico si observa bultos o masas, o cambios en los senos.

PALPACIÓN

Durante la segunda parte del examen, debe palpar los senos para detectar cambios. Puede hacerlo acostada boca arriba, parada o mientras se baña. A menudo es más fácil examinar los senos cuando están suaves y mojados con agua y jabón. Es buena idea examinar los senos de ambas maneras, ya sea acostada o de pie.

Examínese un seno a la vez. Palpe la piel con la yema (no la punta) de los tres dedos del medio.

Hay tres métodos que puede usar para percibir si han ocurrido cambios. Puede descubrir que un método funciona mejor para usted que los demás. Una vez que encuentre el método que le resulte más fácil, use ese método solamente.

Indicios de un problema

Si nota cualquiera de estos síntomas durante un autoexamen del seno, llame a su médico:

Una masa o un bulto en seno o axila

Hinchazón en alguno de los senos

Irritación en la piel de los senos

Hoyuelos

Dolor persistente en algún seno

Retracción del pezón (el pezón está orientado hacia adentro)

Enrojecimiento del pezón o de la piel del seno

Descamación del pezón o de la piel del seno

Secreción del pezón

POR ÚLTIMO

Hágase un autoexamen del seno una vez al mes. Si detecta indicios de un problema, hable con su médico. Al hacerse autoexámenes del seno rutinariamente junto con mamografías y exámenes médicos, puede ayudar a detectar problemas en el seno oportunamente, aumentando la probabilidad de que se puedan tratar con éxito.