DETECCIÓN TEMPRANA

Preguntas y Repuestas sobre
la detección temprana del
Cáncer de Seno

Detectar un Cáncer de Seno en etapas tempranas brinda la oportunidad de realizar un tratamiento curativo, menos traumático y con mejores resultados estéticos. Para detectar un cáncer temprano deben realizarse tres cosas:

Hacerse mamografías regularmente; por lo general, cada año o dos años
comenzando a los 40 años de edad.

Hacer que su médico le revise los senos cada 6 meses.

Realizar el autoexamen de los senos cada mes.

Hacer todos estos pasos brinda mayores probabilidades de detectar tumores pequeños. Encontrar el cáncer de mama te

Una mamografía es la forma más eficiente para detectar el Cáncer de Seno temprano; hasta dos años antes de que el abultamiento sea lo suficientemente grande para sentirse por palpación ya puede ser detectado por este método.

La mamografía es un tipo de radiografía especial para los senos. La cantidad de radiación emitida por este examen es mínima y no produce daño. Las mamografías permiten detectar cánceres muy pequeños, hasta de unos pocos milímetros. Algunos se detectan por tener microcalcificaciones o porque se observan más densos, como una mancha, ya que son mucho más firmes y “gruesos” que el tejido mamario normal. Un radiólogo mirará la radiografía para ver si muestra señales de cáncer o de otros problemas en los senos.

Su seno descansará sobre una superficie plana y la máquina de rayos x comenzará a comprimirlos lentamente hasta que usted sienta presión. Esta presión es necesaria para expandir su seno de modo tal que se pueda tomar una mejor radiografía e imágenes mas precisas. Las radiografías toman tan solo unos minutos y el proceso completo usualmente no durara más de 15 minutos.

Los mamografías pueden resultar incómodas. Pero no toman mucho tiempo. Hacerse la mamografía al poco tiempo de terminar su período menstrual – entre el quinto y el decimo día de terminada la menstruación- le resultará menos incómodo. Puede que sus senos estén menos sensibles al tacto en este momento.

Las mujeres de 40 años y mayores deberían hacerse una mamografía cada año o cada dos años. Si usted tiene factores de riesgo para Cáncer de Seno, por ejemplo, algún miembro de la familia que tuvo Cáncer de Seno, u otro factor de riesgo si tuvo su primer hijo después de los 35 años, es posible que necesite una mamografía con una frecuencia diferente y empezar a realizarla antes de los 40 años. Usted debe consultar a su médico quien le indicará el momento y la frecuencia para realizar su mamografía.

La ecografía mamaria es también conocida como ultrasonido o ecografía de seno, es un examen que utiliza el ultrasonido para detectar lesiones solidas o quísticas a nivel de los senos. Es un complemento a la mamografía o al examen médico. Permite visualizar lesiones desde unos pocos milímetros y sirve de guía para la toma de biopsias de lesiones no palpables. Debe ser realizado con un equipo especial para mama y tejidos blandos que consta de un transductor entre 7 y 15 MHz y un ecógrafo de alta resolución. Quien realiza la ecografía debe ser un especialista en el tema.

No, las ecografías son indoloras. Algunas pacientes que presentan colecciones o abscesos en seno pueden experimentar algo de dolor al pasar el transductor.

La ecografía se realiza con ultrasonido y la mamografía con rayos-x de muy baja radiación. La mamografía es el examen de elección para el tamizaje o búsqueda de cáncer temprano. La ecografía es un complemento a la mamografía y al examen médico.

Cada año comenzando a los 25 años. Pero la frecuencia de su examen médico va a depender de muchos factores como antecedentes familiares y personales, estado hormonal, ingesta de hormonas, presencia de masas etc. Hable con su médico acerca de cuándo es necesario el examen de los senos y con qué frecuencia debe ser examinada.

Usted debe revisarse los senos cada mes, comenzando a los 18 años de edad o antes. Durante esta edad temprana, cualquier abultamiento pequeño, probablemente son glándulas y conductos mamarios normales. Con el tiempo, aprenderá a reconocerlos y a saber cómo se sienten sus senos normalmente; de modo tal, que podrá detectar si le aparece un nuevo abultamiento o alguna otra alteración.

Examínese los senos unos pocos días después de que le pasa el período menstrual; cuando sus senos no están tan sensibles. Si usted no tiene ya periodo menstrual, o si su periodo es irregular, elija un día fijo, por ejemplo el primer domingo de cada mes, para examinar sus senos.

Dedique quince minutos de su tiempo al mes para examinarse sus senos y salvara muchos años de vida si detecta un problema a tiempo.

Dedique quince minutos de su tiempo al mes para examinarse sus senos y salvará muchos años de vida si detecta un problema a tiempo.